Plato o Bowl de alimento para perros

¿Qué tipo de material elegir para el bowl o plato de tu perro?

El material es un factor importante en la salud de tu perro.

Un estudio realizado por la Universidad de Hartpury en Inglaterra, encontró una gran concentración de bacterias como Salmonella, E.coli y MRSA en bowls de plástico y cerámica usados en la alimentación de perros, lo que supone un riesgo para la salud de tu mejor amigo.

 ¿Qué material deberías elegir para dar el alimento y el agua a tu perro?

PlásticoLos bowls de plástico son prácticos ya que son versátiles, duraderos y lavables, además el precio del plástico es inferior al de otros materiales.

Sin embargo no son la mejor opción. se ha demostrado que con el uso y el desgaste llegan a acumular una gran cantidad de bacterias nocivas y peligrosas.

La calidad del plástico es un factor de suma importancia, ya que sus componentes tienden a liberar partículas pueden provocar alergias, enrojecimiento de la nariz y pérdida de pelo en el hocico, sumado a problemas respiratorios si contienen sustancias tóxicas como el BPA.

CerámicaEn el estudio mencionado anteriormente se demostró que los bowls de cerámica contienen una alarmante cantidad de bacterias debido a que es un material sumamente poroso, lo que le confiere una mayor dificultad a la hora de limpiarlo.

 

Esto es algo que se puede evitar si se elige un bowl que tenga una capa protectora de laca, pero aun así con el tiempo esta capa se termina degradando y el problema aparecerá.

Sumado a esto, la cerámica es un material frágil que se puede romper fácilmente pudiendo ocasionar lesiones o heridas a tu perro.

Acero inoxidable: Una excelente alternativa ya que este material está compuesto por una mezcla de metales muy resistentes a la corrosión, por lo que, si es de buena calidad, no es frecuente que libere sustancias tóxicas al alimento o agua del perro.

 

Adicional a esto, son altamente resistentes a los golpes, no acumulan residuos y son fáciles de limpiar, lo que genera una mejor salubridad en el hogar.

Vidrio: Los platos de vidrio son seguros porque no son porosos, fáciles de mantener limpios y no retienen microbios o bacterias dañinas.

Sin embargo, al igual que con los platos de cerámica, son frágiles y peligrosos si se rompen o se trizan.

Recomendaciones:

  • Lavar diariamente el bowl de tu perro para evitar la acumulación de residuos que fomenten la aparición de bacterias.
  • Cambiar el agua dos veces al día.
  • Reemplazar el bowl si se encuentra roto, rayado o con trizaduras.
  • Buscar materiales de buena calidad, libres de tóxicos y con certificaciones.
  • Ocupar alternativas diferentes al bowl para alimentar a tu perro como juguetes rellenables o Lick Mats.