Esterilización en perros

La esterilización consiste en remover quirúrgicamente los órganos reproductores.

En el caso de las hembras, la esterilización tradicional consiste en retirar el útero (órgano encargado de la gestación) y los ovarios (encargados de la producción de hormonas reproductivas), lo cual además va a evitar que la hembra presente celos.

En los machos, la cirugía consiste en extraer ambos testículos, que son los encargados de producir espermatozoides.

 Al reducir la producción de testosterona, los machos pueden bajar sus niveles de agresividad y de conductas indeseadas para los propietarios, como por ejemplo la monta o marcar territorio orinando por todas partes.

Al ser un procedimiento quirúrgico, en ambos casos muchos tutores son bastantes aprehensivos a la hora de decidir realizar esta cirugía. Sin embargo, son operaciones bastante rutinarias para los veterinarios.

Para llevar a cabo un procedimiento bien hecho y seguro, te recomendamos escoger una Clínica Veterinaria que cuente con pabellón y anestesia inhalatoria, personal capacitado (cirujano y anestesista como mínimo) además de realizar los exámenes pertinentes previos a la cirugía:

  • Electrocardiograma.
  • Hemograma.
  • Test de coagulación.
  • Perfil bioquímico.

Respecto a cuándo se recomienda realizar la cirugía, esto va a depender de la raza. Las hormonas sexuales influyen en el crecimiento de los cachorros, por lo tanto es importante que el perro primero alcance el tamaño adulto.

 En estos casos por ejemplo, un perro de raza gigante puede crecer hasta los 18 o 24 meses, mientras que un perrito de raza Toy puede llegar a su tamaño adulto a los 10 meses.

En cuanto a los pros y contras, hoy en día existen varias tendencias:

la esterilización puede evitar la aparición de tumores mamarios, ováricos, prostáticos y testiculares, además del riesgo de piometra (infección uterina) que es bastante común en perritas senior y que finalmente conlleva a esterilización con mayor riesgo anestésico (que por lo general aumenta luego de los 6 años).

Sin embargo, algunos autores señalan que la esterilización puede causar problemas metabólicos, por lo que recomiendan realizar vasectomía o sólo histerectomía (remover únicamente el útero en caso de las hembras) con el fin de no cortar la producción de hormonas.

Te recomendamos siempre conversarlo con tu veterinario de cabecera, pero sobre todo promovemos una tenencia responsable y evitar la cruza de tu perrito, ya que aparte de ser una necesidad netamente instintiva para ellos, el parto y la cruza conllevan varios riesgos (distocias, cesáreas, infecciones, enfermedades de transmisión sexual y exceso de población canina). Además podrían incentivar la aparición de tumores a corto o largo plazo.

Hoy en día existen establecimientos dedicados a la cría de perros que por ley deben mantener estándares mínimos de cuidado y bienestar, además de estar totalmente preparados para realizar cruzas y crianzas responsables ¡Déjalo en mano de ellos y disfruta a tu perrito sin generarle estrés y riesgos innecesarios! y si puedes adopta, no compres.